Actualidad

Fatima

CIMG3932015 Iglesia - copia

28 de noviembre al 2 de diciembre 2012- Hotel TSAR- Lisboa

Iniciamos nuestro contacto con Portugal con una comida en Elvas, en el restaurante El Cristo, donde pudimos tomar bacalao, en una de sus variantes, ya que es comida tradicional portuguesa.
Comenzamos la visita de Lisboa haciendo un recorrido en autocar por El Rossio, con la estatua de Pedro IV, Plaza de los Restauradores, Av. De la Libertade, Plaza Marqués de Pombal, para llegar al Parque Eduardo VII en donde hay un monumento en memoria de 25 de abril. En el lugar hay una vista extraordinaria de toda Lisboa, seguimos al Monasterio de los Jerónimos con el claustro de estilo manuelino, y la iglesia con esas columnas esbeltas en donde se encuentran las tumbas del escritor y poeta Luis de Camöes y el navegante Vasco de Gama.
En el descanso no podía faltar el degustar los pastelitos de Belen. Continuamos para contemplar la Torre de Belen, patrimonio de la humanidad, y el Monumento a los Descubridores. Después del almuerzo seguimos visitando esta bonita ciudad. Plaza del Comercio, Catedral de fachada románica y mezcla de románico y gótico en su interior, barrio de Alfama para terminar en el Museo del Azulejo, encontrándose toda la riqueza que a través de los siglos está expuesto en este museo. Azul, blanco y amarillo es la composición básica de los azulejos que adornan muchos lugares de Portugal.
Al día siguiente amaneció con lluvia, y nos fuimos hacia el Palacio de Queluz, casa de campo de la familia Braganza, y la reina María I .Visitamos sus salones y contemplamos desde sus ventanales los bonitos jardines y esculturas que adornan estos jardines. En Sintra, cubiertos con los paraguas, nos acercamos a visitar el Palacio Real. El restaurante se encontraba al final de una calle empinada que con la fuerte lluvia hacía la subida dificultosa. Al final llegamos todos. Después del almuerzo atravesamos la sierra para llegar al Cabo de Roca, el lugar más occidental de Europa. El fuerte viento aconsejaba tomar muchas precauciones para que no te tirara al suelo. Seguimos por la playa de Guincho, junto al parque natural para llegar a Cascaes y Estoril, zona residencial llena de palacetes, en donde hicimos una visita rápida al no acompañar el tiempo.
Al día siguiente amaneció un día esplendido, nos dirigimos a Fátima. Visitamos la Basílica, la Capilla de las Apariciones, en donde se venera la imagen en cuya corona se encuentra incrustada la bala ofrecida por Juan Pablo II, (la misma bala del atentado que sufrió el Papa). La iglesia de la Santísima Trinidad edificio más moderno con capacidad para 8500 personas. Proseguimos a Batalha para ver el grandioso Monasterio de Santa Maria de las Victorias, que 

mando construir el Rey Joan I por la victoria en la batalla de Aljubarrota de 1385 contra los españoles. La estatua ecuestre que se encuentra frente al monasterio es del Capitán que mandaban las tropas portuguesas, don Nuno A. Pereira. El monasterio gótico del siglo XIV, obra maestra del arte manuelino.
Nazaré, pueblo de pescadores hoy turístico con bonita playa, el fuerte viento levantaba grandes olas ofreciendo un paisaje impresionante. Después del almuerzo seguimos a Obidos pueblo medieval con su muralla y su castillo, para combatir el frio nos tomamos una copita de ginjinha servida en vaso de chocolate.
Por la noche nos fuimos a cenar al restaurante típico Velho Páteo de Sant´Ana, donde nos deleitaron con la música tradicional Portuguesa. Los fados que los cantantes interpretaron fueron del agrado de todos los asistentes pues nos amenizaron la cena con sus canciones.
Al no disponer de autocar tuvimos que coger varios taxis para llegara al hotel.
Al día siguiente, domingo, partimos con destino a Madrid. Hicimos parada en Trujillo, en el Hotel Las Cigüeñas, con comida típica extremeña.

Un poco de historia. María I de Braganza nació en 1734 en Lisboa, hija mayor del Rey José I de Portugal y de la Infanta Mariana Victoria de España. Cuando su padre, José I, subió al trono en 1750, María fue declarada su Heredera y recibió título de Duquesa de Braganza. El Marqués de Pombal, como primer ministro tomó el control del gobierno tras el terrible terremoto de Lisboa de 1755, donde murieron unas 100.000 personas. María se casó con su tío, el Infante Pedro de Portugal, cuando la novia tenía 25 años y el novio tenía 42 años. La pareja tuvo seis hijos: En 1777, se convirtió en la primera Reina de Portugal. El estado mental de la Reina se volvió cada vez peor. En 1801 Manuel Godoy invadió Portugal con el apoyo de Napoleón, Sin embargo, el Tratado de Badajoz de 1801 obligó a Portugal a ceder Olivenza a España. En 1807 con la invasión franco-española dirigida por el General Junot, toda la Dinastía de los Braganza con la Reina María I decidió huir a Brasil para establecer unas Cortes en el exilio. La Reina María I de Portugal murió en un convento de las carmelitas en Río de Janeiro en 1816, a la edad de 81 años. Su hijo se convirtió en el Rey Juan VI de Portugal y Brasil. Su cuerpo fue devuelto a Lisboa, y sepultado en el mausoleo de la Iglesia de la Estrella, que ella había ayudado a fundar.
Luis.